Causas y factores desencadenantes

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica que se manifiesta en la piel debido a una alteración bioquímica en el organismo. A pesar de las múltiples investigaciones que se han realizado para tratar de descubrir el origen del trastorno, su causa exacta es todavía difícil de determinar, y por lo tanto, hasta el momento la psoriasis se considera una enfermedad de causa desconocida.

psoriasis causas

Sin embargo, aunque no se conozca las causas exactas que provocan la psoriasis, existen varios factores que sugieren su origen:

Factores genéticos

Estudios clínicos consideran que uno de los desencadenantes de la psoriasis podría estar relacionado con un factor genético hereditario. Aunque todavía no se han localizado los genes específicos que la provocan, se ha observado que es común la manifestación de algunos tipos de psoriasis en personas con antecedentes familiares, por lo que es probable que una de sus causa sea genética y hereditaria. Sin embargo, puede ser que aún habiendo heredado la alteración genética nunca llegue a manifestarse la enfermedad, pues se conoce que en la aparición de la psoriasis intervienen también otros factores que pueden estar o no relacionados.
Las estadísticas apuntan a que en personas psoriásicas, la probabilidad de que los hijos hereden la enfermedad si ambos progenitores la padecen es de uno entre cuatro, mientras que si solo la padece uno de los dos progenitores la probabilidad desciende a la mitad.
No obstante, muchas personas con psoriasis no presentan antecedentes familiares. Por lo tanto, el factor genético no es definitivo como causa única de la psoriasis, aunque en muchos casos existan conexiones.

Factores inmunológicos

Estudios sobre la psoriasis señalan que la aparición de la enfermedad puede ser debida a un desequilibrio en los mecanismos de defensa del paciente, por lo que en este caso la causa de la psoriasis se debería al un mal funcionamiento del sistema inmunológico.
Basándonos en los últimos resultados, la causa de la psoriasis estaría relacionada con una anomalía en la respuesta inmune del organismo. El sistema inmunológico actúa protegiendo al organismo de cualquier antígeno (virus, bacteria o cuerpo externo), fabricando defensas o anticuerpos para contraatacarlos y evitar así infecciones y enfermedades.
En el caso de la psoriasis, los leucocitos neutrófilos polimorfo nucleares y linfocitos T (glóbulos blancos) encargados de estas funciones, alteran su comportamiento y atacan al propio tejido- Este echo acelera el proceso de renovación de las células de la piel – también llamado recambio celular -provocando las reacciones inflamatorias y lesiones típicas de la enfermedad.
Además el riesgo de desarrollar psoriasis o de sufrir psoriasis crónica aumenta cuando el individuo presenta otras enfermedades que debilitan al inmunológico como el cáncer o el VIH.

Factores infecciosos

Se conoce la relación entre algunas enfermedades de tipo infeccioso y el desarrollo de la psoriasis. El factor infeccioso es una de las causas más comunes. Las infecciones por estreptococos son, a menudo, el desencadenante de la psoriasis guttata o psoriasis en gotas en personas con predisposición genética a desarrollar la enfermedad. En personas con artritis psoriásica se ha observado un nivel elevado de anticuerpos antibacterianos.
También se ha detectado la presencia de algunos virus y gérmenes como el VIH o la candidiasis como causas del brote de psoriasis.

Factores psicológicos

A menudo se han asociado aspectos psicológicos al desarrollo de enfermedades dermatológicas.
En el caso de psoriasis, una de las causas más conocidas es el estrés psicológico. Las personas con estrés o alteraciones a nivel emocional como problemas relacionados con el sufrimiento psíquico, sentimientos de baja autoestima, vergüenza o timidez extrema, suelen notar que éstos problemas influyen de forma negativa en el desarrollo de los brotes de psoriasis.
En ocasiones, también se ha descrito la psoriasis como parte de un proceso psicosomático como ocurre con otras patologías de la piel.
La psoriasis, por sus características, puede llegar a provocar altos niveles de estrés, ansiedad o depresión. La psicoterapia (acudir a un psicólogo o psiquiatra) puede beneficiar al paciente y ayudarle a mejorar su calidad de vida.

Factores físicos

Cambios hormonales como los que se producen durante el embarazo son, en ocasiones, la causa del desarrollo o el rebrote de la psoriasis. Enfermedades como el hipotiroidismo, la hipocalcemia o la diabetes también pueden influir negativamente en la enfermedad, así como cambios en el metabolismo como la obesidad.
Los traumatismos o golpes también pueden ocasionar lesiones en la piel en algunos enfermos de psoriasis, lo que se conoce como el fenómeno de Koebner.

Factores bioquímicos

Algunos medicamentos pueden ser los causantes del desarrollo o la exacerbación de la psoriasis. Entre los más comunes se encuentran: Fármacos como el propanolol, atenolol y timolol. Medicamentos no esteroideos con funciones antiinflamatorias, algunas drogas sintéticas como la cloroquina, medicamentos inhibidores de la enzina angiotensina o el lítio, entre otros.

También se asocia el consumo de alcohol y tabaco también al desarrollo de la enfermedad. Estudios apuntan a que ambos influyen negativamente en su progresión, afectando más el alcohol en los hombres y el tabaco en las mujeres.