Tipos de psoriasis

Se distinguen varios tipos de psoriasis clasificadas clínicamente según la forma, gravedad o el patrón de presentación de las escamas.
Las personas con psoriasis pueden desarrollar de forma aislada una de las variedades de la enfermedad, o por el contrario, desarrollar más de una a lo largo de su vida. De igual manera, estas variedades pueden coincidir en el tiempo o aparecer alternativamente.

tipos de psoriasis

En general las lesiones que causa la psoriasis en la piel son de color rojo y abultadas, formando una especie de escamas blancas en la piel que pueden causar picor, escozor o incluso, en ocasiones, dolor. Aunque puede afectar a cualquier zona del cuerpo, las superficies más afectadas por esta enfermedad suelen ser codos, rodillas, cuero cabelludo, manos, uñas y parte baja de la espalda. En casos más graves, puede llegar a afectar a las articulaciones provocando inflamación (artrítis psoriásica).

Se distinguen tres tipos de Psoriasis según su gravedad:

Psoriasis leve:

Afecta aproximadamente a un 2 por ciento de la superficie de la piel y suele presentarse en forma de placas aisladas que se localizan generalmente en manos, pies, rodillas, codos o cuero cabelludo. El tratamiento más común para la psoriasis leve es de uso tópico mediante la aplicación de cremas, champús y lociones. Puedes verlos todos en la sección tratamientos de uso tópico para la psoriasis.

Psoriasis moderada:

Afecta aproximadamente entre un 2 y un 10 por ciento de la piel, apareciendo sobre todo en el tronco, extremidades y cuero cabelludo. En este caso los tratamientos más comunes son de uso tópico combinados con técnicas de fototerápia. En ocasiones también se puede requerir de tratamientos sistémicos. (terápia farmacológica?)

Psoriasis grave:

Se considera psoriasis grave cuando la enfermedad afecta a más de un 10 por ciento de la superficie corporal. En este caso los tratamientos de uso tópico no suelen resultar demasiado efectivos, y los tratamientos más comunes se realizan aplicando fototerápia y mediante medicamentos de vía oral.

tipos de psoriasis

Se distinguen los siguientes tipos de Psoriasis en función de la forma y el patrón de las escamas:

Psoriasis en placas:

También denominada psoriasis vulgaris. Es la forma más común de la enfermedad, correspondiendo aproximadamente al 80% de los casos. Se caracteriza por la aparición de placas rojizas y escamosas en la piel. El tamaño de estas las placas puede variar en cada caso pudiendo tener diámetros desde milimetros a varios centímetros y suelen estar localizadas en rodillas, codos y sacro. Se conoce como psoriasis generalizada cuando las placas llegan a cubrir gran parte de la superficie del cuerpo.
Los síntomas más frecuentes son irritación, picor, escozor y dolor de la zona afectada.

Psoriasis en gotas o guttata:

Se distingue por la aparición de multiples zonas rojizas en la piel cubiertas de escamas, de tamaño milimétrico y con forma de pequeñas gotas. Estas lesiones aparecen generalmente de forma repentina durante la infancia o adolescencia pudiendo estar relacionadas con infecciones (generalmente de las vías respiratorias). Estas placas son pequeñas en grosor y suelen estar localizadas en el tronco, extremidades y, en ocasiones, en el cuero cabelludo.

Psoriasis flexural:

También conocida como psoriasis inversa o psoriasis en pliegues, se caracteriza por estar localizada en las zonas corporales en las que la piel es más delicada y con tendéncia a irritarse a causa del roce o el sudor. Las áreas más propensas a su aparición son axilas, ingles, nalgas, genitales y parte inferior de los pechos ( especialmente en mujeres). Contraria a otros tipos de psoriasis, la psoriasis inversa no genera escamas. Se manifiesta irritando la piel, volviéndola rojiza, lisa y brillante.

Psoriasis eritrodérmica:

La psoriasis eritrodérmica o psoriasis eritrodérmica exfoliativa es una de los tipos menos frecuentes pero más graves de la enfermedad, se trata de una variante inflamatoria que tiende a manifestarse cubriendo gran parte del cuerpo con placas engrosadas y escamosas que forman manchas de color rojo oscuro en la piel (eritrema). Al contrario que en la psoriasis en placa, las escamas que se desprenden son pequeñas y grasas, causando dolor y un intenso picor.

Psoriasis pustular generalizada

La psoriasis pustular de Von Zumbusch o psoriasis pustulosa es una de las variantes menos comunes. Se caracteriza por la aparición repentina de pústulas que derivan en grandes zonas de piel enrojezida y sensible. Estas pústulas se encuentran localizadas normalente en las zonas del cuerpo más sensible (pliegues y genitales) aunque pueden aparecer por cualquier parte del cuerpo. Los síntomas derivados pueden provocar sensación de malestar, cansancio, perdida de apetito, fiebre, dolor en las articulaciones, dolor de cabeza y/o náuseas.

Psoriasis pustular palmoplantar (localizada):

A diferencia de la psoriasis pustular generalizada, en esta variante las pústulas solamente aparecen en las palmas de las manos y los pies formando áreas de piel rojiza. De manifestación crónica, puede estar asociada a inflamación de las articulaciones o problemas óseos.

Acropostulosis:

Aparece durante el periódo de lactancia o la infancia, normalmente en los dos o tres primeros años de edad, como una forma de erupción recurrente y localizada en las palmas de las manos y los pies ( de manera menos frecuente puede manifestarse en otras partes del cuerpo) . Clínicamente se define como una dermatosis vesiculopustulosa que se manifiesta con brotes espontáneos de lesiones eruptivas y pústulas.