Psoriasis en gotas

La psoriasis en gotas, también llamada psoriasis guttata o psoriasis gotular es una tipología poco común de la enfermedad que únicamente padece el 2% de personas con psoriasis.
Se caracteriza por la aparición de pequeñas lesiones de tamaño en la piel en forma de gota, de un color rojizo o rosado y de tamaño variable, pudiendo medir desde pocos milímetros a tener un tamaño no superior a los 2cm de diámetro. Las lesiones tienden a distribuirse de manera irregular por toda la superficie corporal dando el aspecto de salpicaduras en la piel. En ocasiones se presentan como placas dispersas o, en los casos más graves de psoriasis, cubriendo grandes zonas del cuerpo.

Psoriasis en gotas

Causas de la psoriasis en gotas o guttata

A pesar de que todavía se desconoce la causa desencadenante de la enfermedad, se ha detectado que guarda cierta relación con procesos infecciosos en las vías respiratorias causados por la bacteria estreptococo, generalmente ocasionada después de afecciones de faringe o amígdalas. En el 80% de los casos la psoriasis en gotas aparece unas semanas después de padecer la infección.
Otro tipo de infecciones virales como la rubéola, la varicela o la roseola también pueden ser el desencadenante de la enfermedad.
Asimismo, su origen también se asocia a un factor genético hereditario.
El brote de psoriasis en gotas tiende a desaparecer espontáneamente al poco tiempo tras la primera manifestación, aunque en algunos casos esta tipología de la enfermedad vuelve a rebrotar o acaba transformándose en psoriasis en placas.

Síntomas de la psoriasis en gotas o guttata

Aunque las localizaciones más frecuentes suelen ser el tronco, las extremidades y el cuero cabelludo, éste tipo de psoriasis también puede manifestarse en otras áreas del cuerpo formando grandes manchas en la piel. Las placas, a menudo las lesiones presentan una superficie escamosa de poco grosor que acostumbran a provocar picor y escozor en el enfermo a causa de la irritación.
Es frecuente la aparición repentina de la psoriasis en gotas durante la infancia o la adolescencia, sin embargo también puede aparecer en personas de avanzada edad, afectando de igual modo tanto a hombres como a mujeres.

Tratamiento para la psoriasis en gotas o guttata

Los tratamientos más apropiados para la psoriasis en gotas son los tratamientos de uso tópico para abarcar los casos más leves. Éstos consisten en la aplicación de cremas, geles o champús o lociones humectantes sobre las zonas a tratar, que usualmente pueden contener corticoesteroides (corticoides), extracto de alquitranes derivados de la madrera o retinoides derivados de la vitamina D y la vitamina A.
Para tratar los casos más graves será necesario someterse a tratamientos sistémicos que inhiban la respuesta inmunitaria del paciente que incluyan ciclosporina o metotrexato. También podrán aplicarse tratamientos con fototerápia ya que la luz ultravioleta ayuda a mejorar notablemente el estado de las escamas.
En ocasiones el especialista podrá optar por aplicar varios tipos de tratamiento de forma combinada para reducir el impacto de la psoriasis en gotas en el paciente.
En cualquier caso, siempre es recomendable consultar con un experto cuál es la alternativa más adecuada para tratar la enfermedad.