Psoriasis en placas

La psoriasis en placas constituye la variante más frecuente de la enfermedad y se caracteriza por la aparición de placas rojizas, escamosas y engrosadas en la piel. El tamaño de las placas es variable en cada caso pudiendo llegar a medir desde pocos milímetros a varios centímetros de diámetro. La forma de las placas suele ser simétrica y estar bien delimitada.

Psoriasis en placas

Causas de la psoriasis en placas

Se trata de una enfermedad crónica del sistema inmunológico causada por la sobreproducción de las células de la piel. La psoriasis en placas, también denominada psoriasis vulgar es la variedad más común de la enfermedad, dándose en un 80% de los casos de personas con psoriasis.
Se manifiesta en forma de placas rojas y engrosadas en la piel que forman zonas escamosas y en ocasiones pruriginosas.
Se distinguen dos tipos de psoriasis en placas:
La psoriasis en placas de tipo I suele estar ligada a una predisposición genética, por lo que es frecuente que existan varios casos en la familia. Se presenta entre los 10 y los 25 años de edad en forma de múltiples brotes de intensidad variable. Su aparición temprana favorece que la enfermedad evolucione a estados más graves o que el paciente desarrolle más de una variedad.
La psoriasis en placas de tipo II suele aparecer entre los 35 y 60 años de edad, y su afección acostumbra a ser más leve. Este tipo de psoriasis no está estrictamente relacionado con factores genéticos.

Síntomas de la psoriasis en placas

La psoriasis en placas se caracteriza por la aparición de lesiones eritematosas en la piel. Las placas normalmente son de forma redondeada y tamaño variable, llegando a medir de 3 a 5 centímetros de diámetro.
La piel afectada tiende a enrojecerse a causa de la inflamación y a cubrirse de escamas de color blanquecino que se desprenden de su superficie con facilidad. El rascado de las placas puede provocar que la piel inferior sangre, además de agravar la intensidad de la lesión.
Generalmente las placas se encuentran localizadas en el cuero cabelludo, rodillas y codos, aunque también es común su aparición en la zona sacra y el abdomen. Es frecuente la aparición de lesiones distribuidas de forma simétrica en codos y rodillas.
En el 50% de los casos, la psoriasis en placas deriva en psoriasis ungueal, afectando a las uñas de manos y/o pies.

El desarrollo y grado de afección de la enfermedad puede variar en cada persona. En los casos leves, la psoriasis aparece en forma de brotes aislados que en ocasiones resultan prácticamente irreconocibles, mientras que en los casos más graves las placas son claramente visibles y los brotes más intensos. Se conoce como eritrodermia psoriásica aquellos casos en que la afección es muy grave y las placas se extienden prácticamente por toda el área corporal.
Las lesiones provocadas por la psoriasis en placas, tienden a ocasionar picor o escozor en la mayoría de pacientes. En general, se trata de una molestia intermitente aunque puede llegar a ser un problema para algunos individuos.
Es menos frecuente el dolor, aunque en afectaciones graves las placas pueden llegar a agrietarse y sangrar.

Los síntomas de la psoriasis en placas son:

  • Aparición de placas rojizas y engrosadas en la piel
  • Aumento del tamaño, irritación y descamación de las placas
  • Desprendimiento de las escamas superiores (de color plateado), quedando las escamas inferiores adheridas a la piel

Psoriasis en placas

Tratamiento para la psoriasis en placas

La psoriasis en placas es una enfermedad crónica de la piel de la cual todavía no existe una cura definitiva, sin embargo existen tratamientos médicos y remedios naturales que ayudan a aliviar los síntomas de la psoriasis y mejorar el estado de las placas.
Los tratamientos para tratar la psoriasis en placas varían en función del grado de afectación de la enfermedad en el paciente.
En casos de psoriasis leve o moderada bastará con aplicar tratamientos de uso tópico sobre las zonas afectadas (como cremas o lociones), mantener unos hábitos de vida saludables y una dieta equilibrada. Existen diversos remedios naturales y terapias alternativas que pueden ayudar a mejorar el estado de las lesiones producidas por la psoriasis en placas. Suelen ser beneficiosos los derivados de la vitamina A y la vitamina D, la aplicación de tratamientos hidratantes o emolientes.

En los casos de psoriasis en placas moderada o grave, el médico especialista deberá determinar cuál es el tratamiento más indicado a seguir. Normalmente, en afectaciones de psoriasis más intensas suelen aplicarse tratamientos tópicos combinados con tratamientos sistémicos (que actúan como inhibidores del sistema inmune). Es conveniente contar con la opinión de un experto antes de cualquier tipo de tratamiento sistémico, ya que pueden ocasionar efectos secundarios en el paciente.

Para tratar los brotes de psoriasis en placas más graves tienden a emplearse tratamientos sistémicos más fuertes alternados con sesiones de fototerápia (UVB). Se recomienda reservar este tipo de tratamientos para casos agudos o discapacitantes de psoriasis.