Psoriasis facial

La psoriasis facial, también denominada sebopsoriasis, es una variante poco frecuente de la enfermedad que se caracteriza por ocasionar lesiones cutáneas o descamación en la zona de la cara. Las localizaciones más comunes son: las cejas, los párpados, el contorno de los ojos, el área superior del labio, el ala de la nariz, el inicio del cuero del cuero cabelludo y las orejas.

psoriasis facial

Causas de la psoriasis facial

Las lesiones en la cara responden a una forma de psoriasis seborreica. Por las características de sus síntomas la psoriasis facial puede confundirse con la dermatitis seborreica y por ello es conveniente realizar un estudio médico previo al tratamiento para determinar su diagnóstico, es posible que para ello sea necesario biopsiar la piel de la zona afectada.

La psoriasis en la cara se manifiesta de igual manera en hombres como en mujeres. Los brotes tienden a iniciarse durante la infancia o la adolescencia, siendo más común su desarrollo en niños que en personas adultas.

En la infancia es frecuente la aparición de lesiones aisladas sobre los párpados, el contorno de los ojos y la zona alrededor de los labios, mientras que en la adolescencia y en la edad adulta la psoriasis facial aparece a menudo acompañando a otras formas de psoriasis en el cuerpo. Cuando la psoriasis en la cara aparece acompañada de otros tipos de psoriasis, se le da el nombre de sebopsoriasis.

Se desconoce cual es la causa que origina la psoriasis facial, aunque como en otros tipos de psoriasis, se ha detectado que su desarrollo está vinculado a factores genéticos, además de poder desencadenarse por muchas otras causas.

Síntomas de la psoriasis facial

La psoriasis facial se manifiesta en forma de lesiones en la piel del rostro, pudiendo afectar a varias zonas de la cara simultáneamente. Las lesiones son placas son de color rojizo, de contornos claramente delimitados y normalmente recubiertas de escamas de textura grasa. En casos graves de psoriasis en la cara es común padecer síntomas como irritación, comezón y erupciones cutáneas que pueden ocasionar heridas.

Aunque la afectación de psoriasis en la zona facial no es muy frecuente, su aparición puede interferir en la calidad de vida del enfermo. Las zonas más problemáticas son las cercanas a los ojos, las orejas, la boca y la nariz, pues al tratarse de zonas sensibles hay que tener mucho cuidado a la hora de seleccionar un tratamiento adecuado para evitar posibles efectos secundarios.

Psoriasis en los ojos

La localización de psoriasis en la zona de los ojos es muy poco habitual, aunque en ocasiones aparece afectando a los párpados y la piel de alrededor del ojo. Su aparición puede causar problemas en el paciente, ocasionando inflamación y molestias en la zona ocular. Las escamas pueden llegar a cubrir la zona de las pestañas, volviendo la piel del párpado más gruesa, de color rojizo y cubierta de lesiones costrosas que podrían incluso afectar a la visibilidad.

Psoriasis en las orejas y oídos

La psoriasis en las orejas y oídos se localiza generalmente en la parte externa de la oreja y el pabellón o canal auditivo externo del oído, pudiendo darse en una o ambas orejas al mismo tiempo. No es común que la psoriasis afecte a la parte interna del oído o al tímpano.

En los casos más severos de psoriasis, las escamas pueden acumularse en el oído y llegar a obstaculizar el conducto auditivo, lo que daría lugar a una pérdida de audición temporal.

Psoriasis en la boca o nariz

La afectación por psoriasis en las zonas de la boca o nariz es poco frecuente y, por la similitud de sus síntomas, a menudo es confundida con la dermatitis seborreica.
Las lesiones psoriásicas habitualmente se encuentran localizadas alrededor de los labios o en los laterales de la nariz, aunque también pueden aparecer en labios, encías, lengua, zona interior de las mejillas o fosas nasales; en estos casos las lesiones adoptan un color blanquecino o grisáceo.

Tratamientos para la psoriasis facial

Los tratamientos que habitualmente se emplean para tratar las lesiones de psoriasis en la zona de la cara son de uso tópico y suelen estar compuestos por esteroides. La psoriasis en la cara, al ser una zona de piel sensible, requiere de un tratamiento cuidadoso y moderado.

A pesar de que los tratamientos tópicos que se aplican para la psoriasis facial son suaves (tales como cremas de hidrocortisona), es importante contar con la opinión de un experto y seguir un tratamiento médico programado, pues un uso indebido de corticoesteroides puede irritar o debilitar la piel afectada provocando que las lesiones empeoren.

El tratamiento para psoriasis alrededor de los ojos debe realizarse de forma cuidadosa, pues la piel del párpado y los ojos, al ser más sensible, podría verse dañada. Asimismo un exceso en la aplicación de esteroides tópicos en el área ocular podría ocasionar problemas en la visión del paciente tales como cataratas o glaucoma. Por este motivo, se recomienda realizar revisiones de presión intraocular de forma regular al someterse a cualquier tipo de tratamiento de psoriasis facial.

También son comunes los tratamientos tópicos con esteroides para combatir la psoriasis en los orejas u dentro de los oídos. En este caso se deberá tener especial cuidado al tratar la zona del el canal auditivo para tratar de no dañar el tímpano al aplicar el tratamiento o retirar las escamas.

Las lesiones en la boca y nariz suelen tratarse con medicamentos especializados para zonas húmedas (cremas de hidrocortisona) que permiten mejorar su absorción.

Medicamentos como el Protopic o el Ediel suelen emplearse para tratar las zonas sensibles de la psoriasis facial, pues sus efectos secundários son menores a los de un esteroide tópico.

Es imprescindible que el paciente cuente con un tratamiento personalizado para la zona facial y siga las instrucciones de aplicación recomendadas por un médico especialista.