Psoriasis flexural

La psoriasis flexural, también conocida como psoriasis en pliegues, psoriasis inversa o psoriasis invertida, es una variante poco común de la enfermedad que se manifiesta únicamente entre el 2% y el 6% de las personas que padecen psoriasis.

psoriasis flexural

Se caracteriza por la aparición de lesiones cutáneas localizadas en los pliegues de la piel, sobretodo en zonas de flexión y áreas del cuerpo dónde la piel es más delicada y sensible, tales como axilas, ingles, nalgas, genitales, parte inferior de los senos, etc. dónde la piel es más propensa a irritarse a causa del roce y la sudoración.

Causas de la psoriasis flexural o en pliegues

Aunque no se conoce con exactitud cuál es la causa que desencadena el desarrollo de la psoriasis flexural, se ha detectado que las personas con sobrepeso u obesas son más propensas a desarrollar esta variante, y sus brotes tienen tendencia a evolucionar de forma más grave.
Al margen de cuál sea la causa, es sabido que el sudor y el roce de la piel favorece la irritación de las zonas sensibles y aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad o desencadenar nuevos brotes.

Síntomas de la psoriasis flexural o en pliegues

Las erupciones provocadas por la psoriasis flexural suelen diferenciarse de otras formas de psoriasis común por no presentar zonas escamosas visibles. La ausencia de escamas es debida a una mayor concentración de humedad en las zonas sensibles de la piel.
En esta tipología de psoriasis, las lesiones son lisas y brillantes en su superficie y la piel adquiere un color rosado o rojizo debido a la irritación. La zona se presenta elevada, flexible y sensible al tacto.
En algunos casos, la piel afectada puede llegar a agrietarse, creándose fisuras a causa del roce continuo y el sudor en los pliegues. En estos casos es conveniente mantener un cuidado exhaustivo de las heridas para prevenir la aparición de otras infecciones fúngicas y bacterianas que puedan complicar más la patología.

Los síntomas más comunes derivados de las lesiones suelen ser picazón y dolor, aunque en los casos más graves éste tipo de psoriasis puede llegar a ser incapacitante.

Tratamiento para la psoriasis flexural o en pliegues

El tratamiento para psoriasis flexural o psoriasis en pliegues suele ser complejo y requiere de un seguimiento exhaustivo además de la concienciación por parte del paciente. La psoriasis flexural suele estar asociada a problemas de sobrepeso y a su vez es una de las tipologías de la enfermedad más propensa a padecer infecciones bacterianas. Por ello es importante que el paciente siga minuciosamente las recomendaciones médicas para mejorar el estado de las lesiones y evitar complicaciones.
Debido a su localización, en las zonas de piel más sensibles, para tratar la psoriasis flexural o en pliegues se recomienda:

  • Mantener una buena higiene
  • Secar bien las zonas sensibles después del baño
  • Utilizar ropas de algodón, transpirables y sin costuras

Los tratamientos tópicos a base de corticoesteroides pueden resultar eficaces aplicados en dosis bajas sobre las lesiones, aunque es recomendable no usarlos de forma continuada o excesiva podría empeorar el estado de la piel y agravar las lesiones.
Algunos compuestos como Dovonex (Calcipotrieno), Elidiel o Protopic pueden ser recomendables, siempre aplicados siguiendo las recomendaciones médicas.
En los casos de psoriasis flexural moderada o grave será necesario alternar los tratamientos tópicos con tratamientos sistémicos como Soriatane (acitretina), Trexall (metotrexato) o Sandimmune (ciclosporina).
También podrán alternarse sesiones de fototerápia (PUVA) para tratar las zonas más sensibles o difíciles de alcanzar.
Los tratamientos biológicos como Humira (adalimubab), Enbrel (etanercept), Remicade o Stelara también podrán ser recomendados por el médico en los casos de psoriasis más intensa.