Climatoterapia

La climatoterapia (del griego klima therapeia, clima tratamiento) tiene su origen en la antigüedad y se ha usado desde entonces como método terapéutico para tratar diversos problemas de la salud derivados de enfermedades del organismo o psicológicas. Se trata de una terapia natural cuyo objetivo consiste en el tratamiento de éstos problemas mediante la acción que provocan sobre el individuo determinados factores medioambientales.

psoriasis climatoterapia

¿Cómo tratar la psoriasis con climatoterapia?

El clima, las diferentes estaciones del año, la temperatura, el grado de humedad, etc. pueden influir en el estado de la piel con psoriasis, propiciando que la enfermedad mejore o empeore según cuáles sean las condiciones ambientales. Es conveniente saber que cada persona puede responder de diferente manera a unas mismas condiciones medioambientales, por lo que es recomendable conocer cuáles son las más propicias para tratar cada caso.

Por lo general, la psoriasis tiende a responder mejor en climas cálidos y húmedos porque la piel suele estar más hidratada en esas condiciones, hecho que mejora el estado de las escamas. Por el contrario, los climas excesivamente fríos y secos acostumbran favorecer el empeoramiento de los brotes psoriásicos, pues la piel tiende a resecarse y esto puede agravar la enfermedad.
Asimismo los brotes de psoriasis pueden remitir o mejorar notablemente durante la primavera y el verano, y rebrotar durante el otoño o el invierno por ser estaciones más frías.

Se conoce que para el tratamiento de las pieles con psoriasis resulta beneficiosa la exposición controlada a los rayos UVB provenientes de la luz solar, por lo tanto, tomar baños de sol puede ser una terapia natural que ayude a la curación de las placas psoriásicas.
El agua del mar, por su contenido rico en ciertos minerales, también puede ayudar a sanar las escamas, aunque su salinidad puede resultar irritante en pieles agrietadas o con heridas abiertas.
Por lo tanto, ir a la playa es un buen tratamiento natural para la psoriasis. Es recomendable, sin embargo, no someter las lesiones a los rayos de sol sin haber aplicado previamente un protector solar.

El agua minero-medicinal de los balnearios también es favorable para tratar la enfermedad. La hidratación y la absorción de minerales naturales favorece la curación de las escamas y reduce la posibilidad de que se desencadenen nuevos brotes.

Los efectos que ocasiona la climatoterapia en el enfermo de psoriasis no solamente actúan como agentes terapéuticos en el organismo sino que son capaces de actuar como calmantes y estimulantes psicológicos, reduciendo el nivel de estrés de la persona y restaurando su sensación de bienestar.